Cómo registrar una marca para un negocio

La marca es el “nombre”, el punto de partida que da forma a un proyecto, ya que a partir de ella se define también una estética, la imagen del negocio, una identidad.

Es también la que crea un vínculo con el público consumidor, genera una clientela y permite diferenciar a un competidor de otro. Por eso es importante protegerla y la forma legal de proteger una marca es mediante su registro ya que no serás dueño de tu marca hasta tanto no se encuentre registrada.

Al registrar una marca te convertís en titular exclusivo de la misma. Con el registro, la marca se convierte en una propiedad para su titular, un bien y, como tal, puede disponer de ella como si fuese cualquier otro bien: la puede transferir libremente, o bien autorizar o licenciar su uso a terceros, gratis o a cambio de dinero.

También puede excluir a terceros de su uso: muchas veces los titulares no quieren que sus marcas sean vinculadas con determinados productos, eventos, partidos políticos o artistas, por lo que pueden no otorgar esa autorización e impedir ese uso.

Una forma muy habitual de explotación marcaria es autorizar el uso a través de contratos de licencia o de franquicia permitiéndole al titular de la marca una difusión que solo no podría lograr o, al menos, le costaría un mayor esfuerzo.

Se puede registrar como marca:

  • Una o más palabras con o sin contenido conceptual.
  • Dibujos; emblemas; monogramas; grabados; estampados; sellos; imágenes; bandas; combinaciones de colores aplicadas en un lugar determinado de los productos o de los envases.
  • Envoltorios; envases.
  • Combinaciones de letras y de números; letras y números por su dibujo especial; frases publicitarias; relieves.

Estos son solo ejemplos de posibles registros que otorga la Ley de Marcas (22.362) pero luego deja en claro que en realidad cualquier signo puede ser registrado como marca en tanto tenga capacidad distintiva, es decir, que identifique un producto o servicio distinguiéndose claramente de sus competidores.

Formalmente, las marcas se pueden registrar como:

  • Denominativas: solo palabras.
  • Mixtas: palabras más un logo o diseño.
  • Figurativas: solo un diseño.

Al momento de presentar la solicitud se debe tener en cuenta que se está definiendo también el alcance del derecho que uno va a tener sobre la marca que va a solicitar. Es decir que si se solicita el registro de la marca junto con un logo, la protección de dicha marca va a estar “atada” a ese logo, o sea que no se va a poder modificar en el futuro, y en caso de hacerlo, se deberá iniciar un nuevo registro por ese nuevo logo.

Por eso, en la medida que el logo no identifique el producto o servicio en sí (por ejemplo, el símbolo de Nike o el puma de Puma), sino que sea meramente ilustrativo o decorativo es conveniente registrar la marca como denominativa ya que esta alternativa da la libertad de luego asignarle a esa denominación el logo, tipo de letra y colores que se deseen.

El trámite de registro, desde la presentación hasta la concesión de la marca, demora aproximadamente 18 meses.

Teniendo esto en cuenta, si bien es posible realizar el trámite por cuenta propia, hay que sincerarse, ya que no vale la pena presentar la solicitud si luego no se va a hacer el debido seguimiento porque eso implicaría una pérdida de tiempo y dinero. A veces delegando el trámite en un especialista no solo ganamos tiempo y dinero, sino también tranquilidad de que el proceso está en manos expertas.

Fuente TIENDA NUBE

 

Anuncios